Blog

  • ¿CONOCES EL CERTIFICADO ENERGETICO DE EDIFICIO COMPLETO?

    Gracias al interés mostrado por Juanjo Bueno, hemos sido incluidos en la publicación del diario El Mundo mostrando uno de los casos que hemos tenido de certificación energética de un edificio completo.

    El Certificado Energético de un edificio completo es la herramienta que toda comunidad de propietarios debe tener para acometer una rehabilitación energética eficaz, dado que se estudia completamente el edificio y permite entenderlo en su totalidad. 

    Por otro lado, desde el punto de vista económico, hacer un certificado del edificio reduce entre 8-10 veces el coste del mismo por vecino, por lo que es muy interesante como medida de ahorro.

    Reproducimos aquí el texto íntegro:

     

    MEJOR EL EDIFICIO COMPLETO QUE PISO A PISO

    Cantidad no es sinónimo de calidad. Ni siquiera cuando nos referimos a certificados energéticos, obligatorios desde el pasado 1 de junio de 2013 para comercializar viviendas y locales. Una exigencia que todavía no se ha extendido a edificios completos, aun cuando, y ahí reside la paradoja, su presentación es condición necesaria para acceder al programa de ayudas para la rehabilitación energética previsto por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

    “La tipología de edificio completo es la menos demandada como certificado, pero si tienes en cuenta que repercute a muchas individuales la situación cambia”, asegura Andrés Toledo, CEOde Certificante.com. Pese a ello, de 2.000 certificaciones que ha realizado esta empresa, sólo 30 corresponde a edificaciones, mayoritariamente en Madrid. El cliente tipo es un propietario de todo el edificio o un multipropietario con un número importante de viviendas dentro de una misma finca, “que incluso costea el certificado único y regala la calificación al resto de los vecinos”.

    Consciente de la falta de información que rodea a este tipo de certificados, Andrés Toledo propuso a Ramón y Julio, hermanos y propietarios de un edificio de 1945, en régimen de propiedad vertical, situado en la calle de San Bernardo de Madrid, realizar un estudio previo y  verificar qué opción era más ventajosa, si realizar tantos certificados como viviendas hubiera alquiladas (33) y por alquilar (9) o encargar un certificado global que englobase a todas ellas.

     “Para el estudio se han utilizado dos tipologías de vivienda, una exterior y una interior, con los distintos casos de planta baja, intermedia y última. Las viviendas exteriores suponen un 64% del total de los metros cuadrados del edificio por lo que la evaluación de las mismas es más representativa respecto al global del edificio”, explica Eugenio Caffarena, arquitecto en Certificante.com.

     Tras realizar las certificaciones in situ, tanto el edificio como las diferentes tipologías de viviendas han obtenido la calificación “E”, con mejores datos numéricos generales de emisiones y consumo en el certificado del edificio. Sin embargo, en cuanto a costes la balanza se inclina hacia el lado del certificado global: frente a un precio unitario de 99,90 euros, lo que haría un total de 4.196 euros en el caso teórico de que se hubiese realizado para las 42 viviendas, el coste del certificado general ha supuesto 629 euros.

    Según Certificante.com, “la certificación global, modelo por el que finalmente se decantaron los propietarios del edificio, posibilita mejor herramienta global de cara a una intervención general en el edificio y elevar la calificación global o mejorar la apariencia de algunos parámetros en inmuebles claramente desfavorecidos”. Ahora bien, “también pueden verse penalizadas aquellas que por orientación tengan unas características menos consumidoras de energía que otras”, añade el IDAE, para a continuación reconocer que “la precisión para la certificación de un edificio es mayor que para una vivienda”.

    Con todo, “son pocas las comunidades de propietarios que han solicitado presupuestos para un certificado completo”, afirma Toledo. Y es que, “optar por este tipo de certificado requiere un acuerdo previo de la junta de propietarios, que no siempre se logrará, ya que quizás muchos vecinos no quieran asumir un gasto que ahora no  consideran necesario”, apunta José Luis López, de la Asociación de Ciencias Ambientales. 

    tu certificado energético completo aquí

  • ← Siguiente Post
  • ¡Tu opinión es muy importante!