Blog

  • CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA PASSIVHAUS

     Casa Passivhaus-Bere Architects

                                                                                       Imagen: Bere Architects

    Si partimos de la traducción del alemán “Passivhaus”, casa pasiva, podemos ponernos en situación del significado del concepto.

    El primer edificio construido con el estándar Passivhaus se localizó en Darmstandt, Alemania, en 1990. Y fue en 1996 cuando se fundó el Passivhaus-institut con el objetivo de promocionar dicho estándar.

    ¿Qué es el la certificación energética estándar PASSIVHAUS?

    El estándar Passivhaus es un estándar muy exigente de EFICIENCIA ENERGÉTICA. Combina un elevado confort interior, con un consumo de energía muy bajo, a un precio asequible.  Se logra cuidando al máximo su envolvente mediante grandes aislamientos, carpinterías y vidrios de altas prestaciones, y un sistema de ventilación controlada.

    Este estándar no presupone tipos de productos o materiales, ni tampoco estilo arquitectónico alguno. La poca energía suplementaria que necesitan sus edificios se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, siendo en ese supuesto un tipo de construcción con coste energético de calefacción y refrigeración cero.

    Instituto Casa Pasiva Darmstadt

    ¿Cuál son los principios básicos de PASSIVHAUS?

    1. Aislamiento térmico

    Un buen aislamiento térmico en muros exteriores y cubiertas es beneficioso tanto en invierno como en verano. Con una baja transmitancia térmica de los cerramientos exteriores conseguimos también disminuir la demanda de energía del edificio. En función del clima, se puede optimizar el espesor del aislamiento térmico hasta encontrar el punto de inflexión, a partir del cual el aumento de grosor es muy poco relevante para la mejora de la eficiencia energética teniendo en cuenta el incremento del coste.

    2. Ausencia de puentes térmicos

    Los puentes térmicos son aquellos puntos en los que la envolvente de un edificio se debilita debido a un cambio de su composición o al encuentro de distintos planos o elementos constructivos. Un correcto planteamiento en el diseño de un edificio permite eliminar los puentes térmicos y minimizar así las pérdidas de energía.

    3. Estanqueidad

    Una planificada ejecución permite un control de las infiltraciones de aire indeseadas de forma tal que el edificio pueda ser calefactado mediante ventilación mecánica con recuperación de calor sin recurrir a ningún otro sistema.

    4. Ventilación mecánica con recuperación de calor

    El recuperador es la pieza clave en el funcionamiento de un edificio pasivo: recoge el calor que transporta el aire interior y lo trasfiere al aire fresco que se recoge del exterior, atemperado,previamente filtrado y en perfectas condiciones higiénicas.

    5. Ventanas y puertas de altas prestaciones

    Las carpinterías son las zonas más débiles de la envolvente por lo que sus secciones están muy estudiadas, con dobles juntas de estanqueidad y vidrios bajo emisivos dobles o triples que a veces incorporan gases nobles en las cámaras con el fin de mejorar los coeficientes de transmisión térmica.

    6. Optimización de las ganancias solares y del calor interior.

    El aprovechamiento de las ganancias de calor internas generadas por las personas, electrodomésticos e iluminación forman parte del balance energético del edificio. De igual modo la protección en verano frente al exceso de radiación solar es imprescindible.

    7. Modelización energética de ganancias y pérdidas.

    Se realiza mediante un software específico "PHPP" basado en hojas EXCEL para ajustar los cálculos térmicos a las características del estándar Passivhaus.

    ¿Cuáles son los criterios de certificación?

    Los edificios pasivos mantienen una temperatura interior de confort durante todo el año con una demanda energética muy baja. Esto implica un diseño y una ejecución muy cuidadosos.

    Para que un edificio obtenga la certificación Passivhaus deberá cumplir los siguientes requisitos:

    Estándar Passivhaus en Certificación energética

    * La estanqueidad al aire se debe comprobar mediante un test de presurización que confirme un calor no superior a 0,6 renovaciones por hora con una presión/depresión de 50 Pascales.

    En términos de CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA vemos que la demanda más restrictiva es la demanda de calefacción, estableciendo calificaciones de A y B para cumplir con el estándar Passivhaus.

    Tu certificado energético al mejor precio en 48 h

  • ← Siguiente Post Post Anterior →
  • ¡Tu opinión es muy importante!