Son muchas las ocasiones en las que hemos podido ver el trato que medios de comunicación de prestigio y colegios profesionales han dado al perfil del certificador energético. Más de uno/a ha tildado de «piratas» a certificadores y plataformas de certificación de los que consideraban que el precio del certificado era muy barato.
Aunque es gracioso ver cómo a lo largo del periplo a la baja de los precios de la certificación energética, cuando unos tildaban a otros de «piratas a 100€», ahora ellos venden por 100€ y tildan a otros de piratas porque su precio es más bajo aún. Curioso cuanto menos.
Como en todas las profesiones, mercados, áreas, familias y agrupaciones hay de todo, o es que… ¿Gowex hace que todo el mercado español de startups sea un fraude? Esta claro que no… Pero en algunas ocasiones, la sensación de meter a todos en el mismo saco ha sido bastante dañina. Y además, el modelo de negocio y gastos imputables es muy distinto de unas empresas a a otras y entre individuos particulares.
¿Cómo combatimos nosotros esta imagen?
Atendiendo puntualmente las visitas (nuestro ratio de puntualidad está en el 93% de las citas, siendo el retraso máximo producido 15 minutos y siempre con aviso previo al cliente).
Respondiendo con un certificado energético de calidad. No se trata de dar un papel mojado. Se trata de personalizar al máximo.
Dar un precio muy muy ajustado y evangelizar en la visita. Nos gustaría un elevar los precios un 40% más del producto más básico, está claro, además creemos que  sería un precio más justo por el servicio prestado. Pero la población no está preparada al menos en un 90% para asumir un coste que no entiende más allá de un impuesto (Los colegios y los medios podían haber sido de más ayuda en este sentido… ¡en vez de insultar Pilar!). Ocurre además, que no todo son afortunadamente certificados de 100m², si no que el mercado es muy grande y tener presencia en el ha dado sus frutos.
Pensar nuevos modelos económicos de valor para usuarios y técnicos. Sobre este punto…habrá novedades en breve…
Explicando las ventajas de conocer el gasto de un inmueble de cara a un futuro mejor.
Escribiendo artículos de (creemos) interés. Y poder así difundir a un público no técnico el trabajo que hacemos y los beneficios que aporta.
Algo estaremos haciendo bien cuando la morosidad de esta empresa es 0. 😉